Descubre los rincones más especiales de Sevilla y acaba cenando cerca del rio

Sevilla es una ciudad en la que hay que caminar mucho si de verdad quieres conocer todos sus secretos. Su centro histórico está repleto de rincones que ni siquiera aparecen en las guías de viajes, tienes que descubrirlos por ti mismo caminando y perdiéndote por la ciudad.

Muchos de los mejores restaurantes de Sevilla están en esta zona llena de secretos, por lo que puedes descansar para comer o cenar en alguno de ellos y luego reanudar la marcha. Lo más conveniente es que de buena mañana empieces tu recorrido desde la catedral y te pierdas una y otra vez hasta acabar cerca del río Guadalquivir. En esta área es donde te aconsejamos parar a comer en uno de los restaurantes que la rodean. Así podrás reponer fuerzas sin alejarte mucho de la zona principal para después volver a sumergirte en ella y en todo lo que tiene para ofrecerte.

Si en algún momento ya no te apetece seguir callejeando, solo tienes que preguntarle a algún transeúnte la dirección de tu hotel y te indicará cómo volver. De hecho, la hospitalidad sevillana es tan grande que puede que hasta te acompañen hasta la puerta para asegurarse de que no te pierdes.